La aguada en acuarela

La aguada en acuarela

La aguada en acuarela, vamos a realizar un ejercicio completo con un solo color y veremos como usar las 4 técnicas básicas para triunfar con la acuarela.

  • QUE ES UNA AGUADA EN ACUARELA

  • LAS 4 TÉCNICAS BÁSICAS QUE TENEMOS QUE APRENDER A USAR 

  • PASO A PASO DE LA AGUADA 

LA AGUADA EN ACUARELA ES LA ESPINA DORSAL DE ESTE MEDIO, NO DEJES QUE EL MIEDO A LO DESCONOCIDO NO DEJE DESARROLLAR TU POTENCIAL.

Hoy vamos a realizar una aguada, recuerda a ver leído antes los conocimientos básicos que te dejé aquí.

 Supongo que ya lo tendrás todo preparado y bien asimilado.

Que es una Aguada

Lo primero, una aguada consiste en pintar con un solo color, a groso modo.

Normalmente sepia, pero puedes utilizar el color que más te guste, aunque preferiblemente usaremos el sepia.

Si te estás preguntado, ¿Y por qué vamos usar sepia y no azul?

Fácil, será una forma práctica de ir mezclando colores, de una forma muy básica, de este modo vais cogiendo confianza y control sobre la mezcla en acuarela.

Las 4 técnicas básicas que tenemos que aprender a usar en acuarela

  1. Húmedo sobre Húmedo
  2. Húmedo sobre Seco
  3. Seco sobre Húmedo
  4. Seco sobre Seco

Si no recuerdas bien en que consistían, tienes dos opciones:

  • Aprender que la primera palabra se refiere al pincel, y la última al papel

O

Paso a paso de la aguada

DIBUJO

Hacemos el dibujo a lápiz sin apretar mucho e intentando no borrar nada.

PREPARAR COLORES

Empezaremos a hacer paleta, iremos mezclando Tierra Sombra Tostada con una puntita de Azul Ultramar Francés, hasta conseguir una aguada de color sepia y de una textura parecida a la leche.

HÚMEDO SOBRE HÚMEDO

Lo primero va a ser humedecer toda la hoja a excepción de ciertas zonas que queremos que se queden blancas.

Seguidamente aplicamos el lavis antes que el papel se seque.

La forma de aplicarlo es con pases horizontales por toda la superficie, empezando por arriba, con el pincel cargado de la mezcla, de izquierda a derecha, cuando llegamos al final de la derecha bajamos un poco y corremos hacia la izquierda solapando ambas pinceladas.

Dependerá mucho del tamaño del papel, el que tengas que realizar, o no, más carga de pintura en las primeras pasadas, para así poder cubrir toda la hoja con un degradado, de esa forma cuando llegues al final será casi sin color.

Podemos aprovechar con una aguada ligera a hacer la sombra del desnivel que nos marca el árbol.

Ahora seguimos con el sepia más oscuro que la anterior, tiene un poco menos de agua, e insinuamos las montañas del fondo.

Sin que seque oscurecemos un poco más la mezcla y la hacemos un poco menos acuosa.

Creamos unas manchas detrás de las casas y un poco extendido a la izquierda a modo de hilera de árboles.

El siguiente paso se hace con el pincel limpio y húmedo, no encharcado, lo mojamos y lo secamos, de esta forma el pelo queda húmedo.

Hacemos la forma de las fachadas más oscuras de las casas, metiéndonos en la zona de los árboles, para que la aguada del fondo se meta en lo que acabamos de hacer con agua limpia.

Quedaran unos efectos bonitos, dejamos secar o secamos en su totalidad con el secador.

HÚMEDO SOBRE SECO

Toca primer plano, aclaramos un poco la mezcla anterior para hacer el árbol, lo hacemos con pinceladas decididas, no vamos a perfilar el árbol y después a rellenar de color, nosotros no.

Vamos a dar pinceladas decididas controlando la presión y así afinar trazo o engordarlo.

Oscurecemos la mezcla y hacemos las ramas, durante el proceso iremos cambiando de pincel según las necesidades que vayamos teniendo de trazo.

Truco: Las ramas suelen quedar geniales haciendolas del revés.

SECO SOBRE HÚMEDO

En el tronco aplicamos unas pinceladas con esta técnica para dar volumen.

SECO SOBRE SECO

Hacemos la sombra proyectada de nuestro árbol, a la cual, por la parte más cercana a la zona inferior de nuestro papel la pulverizaremos agua, con el de la gota más gorda.

De ese modo proporcionamos recorrido a la sombra dando sensación de irse alejando del árbol.

Truco: raspar con la uña cuando empieza  a secarse el papel, resta pintura y ofrece un recurso muy socorrido.

Solo falta firmarlo.

La aguada en acuarela es como el primer escalón de una escalera, si aprendes a sortear el primero, el resto de escalones se sortean de la misma manera.

Cuando manejes con soltura el agua verás como podrás ir saltando los escalones de 3 en 3.

Te dejo un enlace para que puedas ver el video del paso a paso

Autor: galeria

Ramiro Salgado Muñoz, nació un 27 de octubre de 1977 en Madrid, donde residió en diferentes municipios, para finalmente trasladarse a los 8 años a la localidad Madrileña de Leganés. Desde bien pequeño, se caracterizó por ser un niño inquieto y curioso, siempre pendiente de su alrededor y de todo aquello que le pudiese llamar la atención. Siempre autodidacta y desde la intuición, fue plasmando su visión del mundo en pequeños bocetos, que se convirtieron, poco a poco, en obras.

4 comentarios en «La aguada en acuarela»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.